Jorge Soler y su éxito asociado al ángulo de salida.

La semana pasada publicábamos en nuestra sección Expediente Mundial la traducción del artículo “El ángulo de salida no es igual para todos” tomado del sitio especializado Fangraphs.com. El simple objetivo de esta sección es poner a disposición del público de habla hispana las tendencias del béisbol actual.

Cada día, es parte de mi desayuno espiritual el análisis del rendimiento de los jugadores “nacidos en Cuba”. Esta semana tengo un especial interés en ellos porque será uno de nuestros temas a discutir durante nuestro primer Podcast.

Dentro del grupo de los 20 “nacidos en Cuba” que han visto juego esta temporada en las Grandes Ligas sobresalen tres que están “encendidos”[1] : Aroldis Chapman, Yoan Moncada y Jorge Soler, a este último dedicaremos nuestro análisis.

Según Fangraphs.com, Soler y Moncada con 1.4 de WAR anclan entre los mejores 30 bateadores de la MLB y lideran a los bateadores cubanos dentro de las Grandes Ligas. Con el mismo WAR están nombres de la talla de Nolan Arenado, George Springer y Starling Marte. Sin dudas, es notable la actuación de ambos hasta el momento.

Varias son las claves del éxito de Soler en esta temporada, su disciplina en home es una de ellas, pero va más allá de solo esperar el lanzamiento correcto dentro de la zona de strike.


Jeff Sullivan en el antes mencionado artículo “El ángulo de salida no es igual para todos” traducido en este sitio citaba a Joe Maddon que enfatizaba en que sus jugadores debían preocuparse menos por el ángulo de salida y más por una trayectoria horizontal del swing utilizando todo el campo. Y eso precisamente es lo que ha mostrado el jardinero que antes perteneció a los Cachorros de Chicago.Es evidente el cambio en el ángulo de salida de sus conexiones. Y no es precisamente que haya subido su ángulo de salida, sino todo lo contrario.

Gracias al fantástico sitio de Statcast, podemos notar que Soler ha bajado en casi 8 grados el promedio de su ángulo de salida en relación con el 2017, acumulando conexiones sólidas, a la vez que ha dejado de halar, en favor de utilizar todo el campo de juego.

Su mejoría es notable incluso contra los diferentes tipos de lanzamiento, especialmente contra los cambios de velocidad, contra el cual en el 2017 mostraba un altísimo promedio en el ángulo de salida de sus conexiones de 45 grados, en este 2018 ha ajustado hasta una trayectoria del swing casi horizontal de 4 grados con sus consiguientes mejorías en todas las métricas, la temporada pasada su WOBA contra los cambios de velocidad mostraba un raquítico (.142) y esta temporada es de (.593).

No obstante, existen algunos puntos fuera de lo normal, Soler posee un BABIP (Promedio de bateo en las bolas puestas en juego) muy alto (.411) casi 80 puntos por encima de su promedio, una regresión a la media se avizora en el horizonte, veremos si es capaz de mantener la trayectoria de su swing y seguir conectando sólido hacia todo el campo.

En tiempos en que muchos buscan subir el ángulo de salida de sus conexiones, otros apuestan por lo contrario. Al cubano Jorge Soler le ha funcionado.

[1] Encendido: Término del argot beisbolero para referirse a un jugador con una buena racha. El término en inglés es “on fire”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *